martes, 28 de mayo de 2024

Diagnóstico del Alzheimer: AFASIA (Regla de "Las cinco A y la C")



En #DiarioDeGeriatria continuamos repasando los principales signos del Alzheimer siguiendo la Regla de "Las cinco A y la C"null, esta semana hablaremos de la AFASIA.

La afasia es un trastorno del lenguaje que afecta la capacidad de comunicarse. Generalmente, se produce como resultado de un daño en las áreas del cerebro responsables del lenguaje, que son predominantemente el hemisferio izquierdo en la mayoría de las personas. Este daño puede ser causado por diferentes factores, siendo los más comunes los accidentes cerebrovasculares (ACV), traumatismos craneoencefálicos, infecciones cerebrales o tumores, o enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.


Algunos de los síntomas más frecuentes que se pueden producir son: 

  • Dificultad para encontrar palabras (anomias).
  • Habla telegráfica (uso de frases muy cortas y omisión de palabras funcionales).
  • Habla fluida pero sin sentido (jergafasia).
  • Problemas para comprender el lenguaje hablado y escrito.
  • Dificultad para repetir palabras o frases.

Cabe destacar, que hay diferentes tipos de afasia, que se diferencian según las áreas del cerebro afectadas y las habilidades del lenguaje que se ven comprometidas:

Afasia de Broca (o expresiva): Una persona con afasia de Broca puede entender bien lo que se le dice, pero tiene dificultades para expresarse. Su habla suele ser telegráfica y no gramatical.
  • Afecta la capacidad de hablar y escribir.
  • Las personas pueden comprender el lenguaje hablado y escrito, pero tienen dificultades para expresarse.
  • El habla suele ser lenta y laboriosa, con omisión de palabras funcionales.

Afasia de Wernicke (o receptiva): Una persona con afasia de Wernicke puede hablar con fluidez, pero su discurso puede no tener sentido y contener palabras incorrectas o inventadas. Además, puede tener dificultades para comprender lo que otros dicen.
  • Dificultad para comprender el lenguaje hablado y escrito.
  • El habla suele ser fluida, pero carece de sentido y puede contener palabras inventadas o incorrectas.

Afasia Global: 
Una persona con afasia global tiene graves dificultades tanto para hablar como para comprender el lenguaje.
  • Es la forma más severa y afecta tanto la comprensión como la producción del lenguaje.
  • Las personas con afasia global tienen dificultades significativas para hablar y entender el lenguaje.

Afasia Anómica: Una persona con afasia anómica tiene dificultad para encontrar las palabras correctas, especialmente los nombres de objetos. Su habla puede ser fluida y gramaticalmente correcta, pero con pausas frecuentes y descripciones indirectas debido a la búsqueda de palabras.
  • Principalmente caracterizada por la dificultad para encontrar las palabras correctas (anomias).
  • La comprensión y la gramática suelen estar intactas, pero encontrar la palabra precisa puede ser un desafío.


Afasia transcortical:
  • Afasia transcortical motora: Similar a la afasia de Broca, pero con la capacidad de repetir frases conservada.
  • Afasia transcortical sensorial: Similar a la afasia de Wernicke, pero con la capacidad de repetir frases conservada.
  • Afasia transcortical mixta: Combinación de dificultades de la afasia transcortical motora y sensorial, con la capacidad de repetición conservada.
El diagnóstico de afasia generalmente lo realiza un neurólogo o un especialista en trastornos del lenguaje, a menudo en colaboración con un logopeda (terapeuta del habla y el lenguaje). Las pruebas pueden incluir evaluaciones formales del lenguaje y estudios de imágenes cerebrales, como una resonancia magnética (RM) o una tomografía computarizada (TC). El tratamiento de la afasia puede incluir:
  • Terapia del lenguaje: con logopedas para mejorar las habilidades del lenguaje.
  • Terapia ocupacional: para ayudar con las actividades diarias.
  • Apoyo psicológico: para manejar los cambios emocionales y sociales que acompañan a la afasia.
  • Uso de dispositivos de comunicación aumentativa y alternativa (CAA): como aplicaciones y herramientas tecnológicas para facilitar la comunicación.
-------------------------------------------------

Puedes compartir la infografía y no olvides mencionar a #DiarioDeGeriatría


-------------------------------------------------
🙋‍♂RECUERDA que si te interesa esta materia y quieres formarte puedes hacerlo con nosotros, en el siguiente enlace tienes toda la INFO





jueves, 9 de mayo de 2024

miércoles, 3 de abril de 2024

La Dieta MIND y la enfermedad de Alzheimer


Por Yolanda Muñoz Pérez (@yolandamunozperezz); especialista en Gerontología y directora de contenidos de #DiarioDeGeriatría.

La alimentación es uno de los pilares básicos para cuidar la salud de nuestros mayores, y uno de los elementos más importantes a tener en cuenta en la gestión de los centros gerontológicos. 

No es un secreto que la alimentación juega un importante papel en nuestra salud a nivel general, y especialmente en la de nuestro del cerebro. Por un lado, los alimentos ricos en antioxidantes y antiinflamatorios (especialmente frutas y verduras) que mejoran la salud cerebral, y por otro, los alimentos ricos en proteínas, vitaminas B, colina, vitamina C, hierro y zinc, que refuerzan algunas de las funciones cognitivas más importantes (el sueño, la concentración o la respiración.)

A la hora de establecer una dieta adecuada para un adulto deben tenerse en cuenta aquellos factores que afectan directamente a los hábitos alimentarios del individuo como son: la edad, la pérdida de piezas dentales,  los problemas de deglución, la reducción del apetito o la medicación que toma. 

Como consecuencia, la gestión de un centro residencial debe ajustar la dieta para que resulte no solo equilibrada, sino en la medida de lo posible, terapéutica. A tener en cuenta:
  • Es importante reducir los alimentos calóricos y aumentar los alimentos proteicos. Es importante no tanto la cantidad, sino seleccionar alimentos ricos en nutrientes. Deberán reducirse los dulces y priorizar fuentes de energía de calidad como son las proteínas, presentes en granos y semillas, carnes y pescados.
  • Deben incluirse alimentos ricos en vitamina D y calcio. 
  • Debe aumentar el consumo de fibra (cereales, frutas y verduras) y líquidos (agua, gazpacho…), para garantizar el correcto funcionamiento del tránsito intestinal y evitar estreñimiento o diarreas.

Para cumplir con estas recomendaciones de dieta para adulto mayor, es aconsejable repartir la ingesta en 5 comidas para, así, distribuir mejor las cantidades a lo largo del día. Así mismo, es recomendable crear menús diarios variados a fin de que la dieta sea completa. En este caso la bien sabida Dieta Mediterránea, es una buena opción a tener en cuenta.

A raíz de esta idea queremos recoger los esperanzadores resultados que las últimas investigaciones han sacado a la luz: una combinación de la clásica dieta mediterránea y la dieta DASH (Enfoques Dietéticos para Detener la Hipertensión), protege contra la demencia, retrasa el declive cerebral y reduce el riesgo de padecer Alzheimer. Es la conocida como Dieta MIND (Intervención Mediterránea-DASH para el Retraso Neurodegenerativo)

¿Puede la dieta MIND reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer? 

La dieta MIND, desarrollada por investigadores del Rush University Medical Center en Chicago. Ha demostrado que mejora la función cognitiva y que puede reducir el riesgo de desarrollar Alzheimer hasta en un 53%. El estudio, publicado en la revista Alzheimer’s & Dementia, donde participaron más de 900 personas de edades comprendidas entre 58 y 98 años, mostraron en sus resultados, que los participantes cuyas dietas eran más similares a la MIND, tenían un nivel de funcionamiento cognitivo equivalente a una persona 7,5 años más joven. 
"La dieta MIND redujo el riesgo de enfermedad de Alzheimer 53% en participantes que rigurosamente se apegaron a la misma y casi 35% en los que la siguieron moderadamente bien. Se ha visto también que apegarse a la dieta MIND disminuye la disfunción cognitiva en adultos mayores independientemente de cualquier riesgo de enfermedad de Alzheimer. (Morris MC, Tangney CC, Wang Y, et al. MIND diet associated with reduced incidence of Alzheimer's disease. Alzheimers Dement. 2015. )"

¿Qué sabes de la dieta MIND (Intervención Mediterránea-DASH para el Retraso Neurodegenerativo)?

La dieta MIND tiene una serie de alimentos o componentes alimentarios recomendados para su consumo habitual, ya sea diario o semanal:
  • Verduras: comer habitualmente verduras todos los días.
  • Nueces, almendras, avellanas, pistachos… al menos cinco veces a la semana.
  • Bayas: comer bayas al menos dos veces por semana.
  • Legumbres: tres veces por semana.
  • Granos integrales: recomendado tres porciones al día.
  • Pescado: al menos una vez por semana.
  • Aves de corral: dos o más porciones a la semana.
  • Aceite de oliva, nuestro oro líquido, a diario.
  • Como EXTRA, una copita de vino al día.
También señala un grupo no saludable de alimentos para moderar o evitar su consumo: carnes rojas, mantequilla y margarina, queso, pastas y dulces así como comida frita o rápida, y reducir el consumo de sal.

Los resultados del estudio del Rush University Medical Center, mostraron que las personas que siguieron estrictamente la dieta MIND tenían un menor riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer. Si bien es cierto que se necesitan más investigaciones y ensayos clínicos para saber hasta qué punto una dieta mediterránea previene el Alzheimer o ralentiza la progresión del deterioro cognitivo. Sin embargo, llevar una dieta saludable es importante para mantenerse en buena forma física y mental.

Todo un reto a tener en cuenta desde los centros Gerontológicos.

-----------------------------------------------------
Os compartimos un breve resumes se los alimentos saludables y no saludables a tener en cuenta para seguir la dieta MIND


-----------------------------------------------------

Recuerda que si 𝐪𝐮𝐢𝐞𝐫𝐞𝐬 𝗣𝗥𝗘𝗣𝗔𝗥𝗔𝗥𝗧𝗘 𝗽𝗿𝗼𝗳𝗲𝘀𝗶𝗼𝗻𝗮𝗹𝗺𝗲𝗻𝘁𝗲 y trabajar con la 𝗧𝗲𝗿𝗰𝗲𝗿𝗮 𝗘𝗱𝗮𝗱, puedes formarte Online con nosotros, solicita 𝐈𝐍𝐅𝐎 sin compromiso 👇


-----------------------
Yolanda Muñoz Pérez 
 
 
Directora de Contenidos, Redactora y Social Media en Diario de Geriatría.
Coordinadora Servicio de Tutorías y Contenidos en Campus Online Universitario CEDECO.
Directora de diferentes Cursos Online Universitarios de Especialización con CEDECO y la Universidad Europea Miguel de Cervantes.
Especialista en Formación Online y Plataformas Elearning.
Licenciada en Psicología por la UAB
-----------------------