martes, 6 de noviembre de 2018

El profesional en Geriatría: actividades de Estimulación Cognitiva


En entradas anteriores de Diario de Geriatría, hemos tratado el perfil del profesional en Geriatría y las oportunidades laborales  que se presentan en el sector, así como las particularidades del profesional en Geriatría en actividades de Psicomotricidad

Esta semana seguimos con esta línea, y tratamos una de las competencias de trabajo que mayor demanda tienen actualmente debido al aumento de la esperanza de vida, y por tanto, de la población mayor de 65 años, como es la puesta en marcha de actividades para trabajar la estimulación cognitiva, que resultan de especial importancia para las personas mayores, y que ayudan a frenar o a reducir algunos de los efectos que acompañan al envejecimiento, tanto normal como patológico.
Las actividades de estimulación cognitiva son aquellas acciones que se dirigen a mantener o mejorar el funcionamiento cognitivo mediante ejercicios de memoria, percepción, atención, lenguaje, funciones ejecutivas (solución de problemas, planificación, control...), funciones visuoespaciales, etc. 
La idea es que el profesional que quiere especializarse en el ámbito geriátrico cuente con las habilidades necesarias para poner en marcha actividades específicas ajustadas a los usuarios que en ellas participan, es decir, en función de sus capacidades cognitivas ya que no es lo mismo trabajar con una población mayor sana, que con un grupo de trabajo que pueda presentar alguna patología o demencia tipo Alzheimer.


Una formación especializada en estimulación cognitiva para la Tercera Edad nos permitirá organizar e implementar actividades de atención, memoria, lenguaje, reminiscencia u orientación, así como conocer las principales técnicas y herramientas para trabajar con el colectivo de mayores.


Además de una formación adecuada en la materia, el profesional tiene que saber comunicarse, escuchar y observar para comprender a los usuarios que participan, y poder detectar y prevenir posibles afecciones emocionales o por déficit de atención.


El profesional que se oriente a trabajar actividades de estimulación cognitiva requiere  de una completa formación que le permita diseñar y poner en marcha un programa de intervención con ejercicios, juegos y talleres que mejorarán la autonomía personal del mayor y ayudarán a frenar la pérdida de capacidades cognitivas en la medida de lo posible.


¿Cuáles son los objetivos que debemos marcarnos en un programa de actividades de estimulación cognitiva?
  1. Terapéutico, trabajando con usuarios que presentan alteraciones y/o deterioros severos, tanto a nivel cognitivo como físico, social y/o emocional.
  2. Trabajar el desarrollo o la mejora de las capacidades de los mayores que participan en la actividad trabajando elementos como el lenguaje, la atención , la memoria...
  3. Fomentar aptitudes de tipo afectivo-social, comunicativo-lingüístico, intelectual-cognitivo, a través del trabajo cognitivo.
  4. Potenciar las capacidades cognitivas todavía preservadas.
  5. Desarrollar estrategias que favorezcan las actividades de la vida cotidiana.
  6. Aumentar la autoestima del sujeto.  

 ¿Qué aspectos debemos valorar a la hora de planificar las actividades?

Poner en marcha un programa de actividades de estimulación cognitiva ajustadas a los usuarios que en ellas participan, debe valorar ciertos aspectos antes de iniciar la actividad, bien puede preguntarse directamente al usuario con un pequeño cuestionario, o bien a la institución en la que se encuentra interno. Lo más importante es analizar si alguna de las funciones cognitivas están afectadas y cuales las preservadas, de esta manera podremos ajustar mejor el tipo de actividades a programar, sobretodo si trabajamos con grupo heterogéneos en el que participan personas con y sin patología.

 ¿Qué tipo de actividades de puedes realizar?
  • ASOCIACIÓN: Palabras encadenadas o Recuerdo de nombres.
  • VISUALIZACIÓN: Lista de memoria de objetos o Copiar dibujos.
  • ORGANIZACIÓN: Memorizar cifras o palabras y ordenarlas de un modo concreto.
  • ATENCIÓN: Leer unas frases e identificarlas en un texto.
  • LENGUAJE: Nombrar palabras que inicien por una letra.
  • Juegos
  • Relajación
  • Manualidades motrices
  • Musicoterapia
  • Etc.
Desde Diario de Geriatría aportamos por una visión del proceso del envejecimiento activo al 100%, la participación de los mayores en programas de actividades que aportan múltiples beneficios de cara a garantizar la autonomía, mejorar su autonomía y frenar la pérdida de capacidades, y al mismo tiempo garantizar su participación activa dentro de la sociedad.



lunes, 5 de noviembre de 2018

Día Internacional de las Personas CUIDADORAS

#𝗗𝗶𝗮𝗿𝗶𝗼𝗱𝗲𝗚𝗲𝗿𝗶𝗮𝘁𝗿í𝗮 con los/las 𝙲𝚄𝙸𝙳𝙰𝙳𝙾𝚁𝙴𝚂 que dedican su día a día al cuidado de una persona en situación de dependencia. Y en especial, a ese 𝟴𝟱% 𝗱𝗲 🚺𝗖𝗨𝗜𝗗𝗔𝗗𝗢𝗥𝗔𝗦 𝗳𝗮𝗺𝗶𝗹𝗶𝗮𝗿𝗲𝘀 🚺que se dedican de forma exclusiva y única al cuidado, por supuesto, con todo su 𝗔𝗠𝗢𝗥 .👩👴


Por ello recuperamos una de las entradas con mayor éxito del blog: Guía Básica para CUIDADORES





jueves, 25 de octubre de 2018

GUÍA No es Alzheimer... es Lewy


Actualmente en España la demencia afecta al 2% de las personas mayores de 65 años, y al 20% de los mayores de 80, siendo la es la principal causa de incapacidad en la tercera edad. Se trata de una pérdida progresiva de las funciones cognitivas de la persona que afectan a la capacidad del lenguaje, la memoria y la destreza visuoespacial, así como su capacidad emocional y su personalidad. 

La forma más común de demencia es la enfermedad de Alzheimer, que constituye alrededor de un 70% de todas las demencias. Sin embargo, existen muchos otros tipos de demencia que en ocasiones son totalmente desconocidas.



Algunos de los tipos más representativos de demencia son:


Queremos hacer especial relevancia a una variedad de la enfermedad de Alzheimer, un tipo de demencia degenerativa conocida como Demencia por Cuerpos de Lewy (DCL), algo menos popular que el Alzheimer o el Parkinson, pero que cada vez es más común.


Las personas con demencia por Cuerpos de Lewy (DCL) presentan unos síntomas muy similares a los del Alzheimer (problemas de memoria, alucinaciones, cambios de humor, cambios conductuales...) y a los del Parkinson sobre el sistema motor, aunque de manera menos intensa.

Los principales síntomas son los siguientes:
  • Problemas leves de memoria a corto plazo, como el olvido de hechos muy recientes.
  • Breves episodios de confusión sin causa aparente, trastornos conductuales o cognitivos
  • Desorientación espacial o temporal (no sabe la hora ni donde está).
  • Problemas del habla para encontrar palabras o conversar.
  • Dificultades de percepción espacial (encontrar el camino correcto o para resolver ciertos rompecabezas)
  • Problemas de atención, dificultad para tomar decisiones, pérdida del buen juicio...
  • Fluctuación en la manifestación los síntomas cognitivos, es decir, en función del momento del día pueden ser más o menos graves.
  • Alucinaciones visuales vívidas y bien definidas: auditivas ("escuchar" sonidos), olfativas ("oler" algo) o táctiles ("tocar" algo que objetivamente no existe).
  • Alteraciones motrices: postura flexionada, marcha arrastrando los pies, reducción en el vaivén de los brazos, rigidez de las extremidades, propensión a caerse, bradicinesia (lentitud en los movimientos) y temblores.


Para aquellos que tengáis interés en saber algo mas de la Demencia con Cuerpos de Lewy, hoy compartimos una guía avalada por la Social de la Sociedad Española de Neurología (SEN) y de la Fundación del Cerebro, que tiene como principal objetivo dar a conocer las particularidades de la enfermedad y facilitar ciertas pautas a tener en cuenta por los familiares para su trato diario. 

Fuentes y referencias:

La Demencia con Cuerpos de Lewy (Dementia with Lewy Bodies). En https://www.caregiver.org/la-demencia-con-cuerpos-de-lewy

Guía para familiares de pacientes con Demencia con Cuerpos de Lewy. En  https://www.estevefarma.com/